Los métodos anticonceptivos no hormonales para las mujeres

Además de los métodos anticonceptivos hormonales, también existen otras formas de anticoncepción destinadas a su uso en mujeres, si bien es cierto que la píldora es la más utilizada a este respecto, pero no es la única.

Por una parte podemos ver el preservativo femenino. Se trata de uno de los métodos anticonceptivos de barrera que es muy similar al preservativo masculino y que resulta ser un método femenino alternativo al método de anticoncepción masculino por excelencia. El preservativo femenino es una delgada funda hecha con un material plástico transparente, fino y suave que se ajusta holgadamente a las paredes de la vagina. Al igual que ocurre e el caso del preservativo femenino, podemos ver que el preservativo femenino es uno de los pocos métodos anticonceptivos que además de prevenir embarazos no deseados, también ayuda a evitar la posibilidad de que se puedan trasmitir o contraer algún tipo de enfermedad de transmisión sexual.

anticonceptivos para mujeres

El preservativo femeninos cuenta con varios beneficios. Uno de ellos es el hecho de que se trata de uno de los métodos anticonceptivos para mujeres que no reporta efectos secundarios en las mujeres. Y es que no afecta a la salud hormonal de la mujer al tratarse de un método de barrera ni tampoco afecta a la fertilidad de la mujer. Sin embargo, son muchas las mujeres que aún rechazan este método debido a que es un tanto antiestético ya que el anillo externo del preservativo sobresale de la vagina. Otra de las desventajas que presenta este método es su precio, ya que una caja de dos unidades ronda los 10 euros.

Por otra parte, si seguimos con nuestro repaso a los métodos anticonceptivos para mujeres que no sean hormonales, tenemos el diafragma. Una de las características de este método de anticoncepción es que tiene forma de capuchón y está hecho de látex o de silicona. Esta especie de capuchón deberá introducirse en la vagina para poder cubrir el cuello de la vagina y cubrir el cuello del útero para así bloquear la entrada de esperma en el propio útero y evitar embarazos no deseados, si bien es cierto que el diafragma no evita la trasmisión de enfermedades de trasmisión sexual. El uso de este tipo de métodos anticonceptivos es muy sencillo ya que será necesario colocarlo tan solo 10 minutos antes de mantener la relación sexual, y mantenerlo puesto hasta 8 horas después de acabar el encuentro sexual para que pueda hacer su función. Una vez que pasa el tiempo, el diafragma debe ser retirado y lavado con jabón neutro para poderlo dejar listo para próximos usos.

Se debe tener en cuenta que el diafragma es uno de los métodos anticonceptivos para mujeres más efectivos, siempre y cuando se combine también con el uso de espermicidas que ayuden a aumentar su efectividad. Además hay que tener en cuenta que se debe cambiar y renovar aproximadamente en un tipo de alrededor de año y medio. El precio ronda aproximadamente los 30 euros.

Scroll To Top